El portal cultural de la Fnac

La autora ha sido elegida Nuevo Talento de Literatura con 'La visita'

El libro y su autora

La autora pasea al lector por estados que representan lugares fronterizos (como la locura o el paso de la niñez a la edad adulta) mostrando las fisuras y zonas de misterio del aparente estatismo de lo cotidiano.

Porque es en la quietud de la cotidianidad donde Mariana Graciano, insinuando pudorosamente lo fantástico, hace de lo inesperado o amenazante elementos que repentinamente alteran la calma del lector y muestran la fragilidad de un equilibrio resquebrajado. Así es como la muerte y la desaparición, se encuentran muy presentes en los dieciséis relatos que componen el libro.

En palabras del escritor Antonio Muñoz Molina, autor del prólogo del libro: "en estos cuentos en los que el estilo es tan austero, tan ceñido, con una dicción más poética que narrativa, importan mucho las inflexiones coloquiales del habla, porque en ellas está contenido y expresado el afecto".

Mariana Graciano (Rosario – Argentina, 1982), cursó la carrera de Letras en la Universidad de Buenos Aires, especializándose en el área de lingüística. En 2010 se trasladó a Nueva York para realizar una maestría en escritura creativa en español becada por la New York University (NYU).

Ha publicado teatro, poemas y relatos en antologías y revistas de Argentina y Estados Unidos. Actualmente es estudiante de doctorado en City University of New York (CUNY), donde investiga sobre la literatura del Cono Sur en períodos postdictatoriales y trabaja como docente.

Gira de presentaciones

La autora estuvo presentando su novela en:

-Fnac CALLAO (Madrid), 21 de noviembre 2013. Con las autoras Elena Medel, ganadora del XXVI Premio Loewe a la Creación Joven de Poesía, y Laia Jufresa.

-Fnac TRIANGLE (Barcelona), 22 de noviembre 2013. Acompañará a la autora el también escritor Pablo Martín Sánchez.

-Fnac SEVILLA, 26 de noviembre 2013. Junto al ensayista Salvador Gómez Barranco.

-Fnac BILBAO, 28 de noviembre 2013. Junto al editor y gestor cultural, Iván Repila y la escritora Aixa de la Cruz.

ENTREVISTA

Ya has publicado teatro, poesía, relato y ahora cuento.

Bueno sí, pero las publicaciones anteriores fueron en revistas, antologías o trabajos colectivos. Este es mi primer libro con ISBN, digamos.

Este año el Nobel, al fin, lo ha premiado…

Sí, me puso muy contenta saber que habían elegido a Alice Munro. Y también me pareció muy acertada y generosa su interpretación  del  premio como un reconocimiento al género, además de a ella como autora. Claramente el cuento ha sido ‘minorizado’ por las modas literarias. Ojalá que este reconocimiento sirva para mover un poco el avispero literario, aunque las modas siempre van a existir.

Te avalan autores como Antonio Muñoz Molina y Horacio Castellanos Moya, ¿qué aportaciones literarias te han hecho cada uno de ellos?

Bueno, antes que nada lamentablemente no fui alumna de Castellanos Moya. Me hubiera encantado, me parece un escritor fabuloso.

Sí tuve la suerte de poder formar parte de las clases de Antonio en la maestría de escritura creativa de New York University. Creo también que él fue una persona muy importante en el proceso de escritura de este libro. No sé  muy bien si podría hablar de “aportaciones literarias”, me parece que esas son cuestiones que tiene que discernir el lector, no yo. Lo que tengo muy claro es que me enseñó mucho sobre el oficio. Varios de los cuentos que forman este libro surgieron en sus talleres. Antonio constantemente nos sacaba del escritorio, de la habitación cerrada, de la escritura claustrofóbica, aislada. Nos mandaba a galerías, a museos, a muestras de arte, etc. Estando en Nueva York realmente la oferta es tan abundante que perderse ese diálogo que la escritura puede establecer con cualquier otra forma artística sería una pena.

¿Cómo recibes aterrizar en España y ser elegida Nuevo Talento Fnac?

Con mucha sorpresa, alegría, agradecimiento. Es curioso porque mientras escribía estos cuentos tenía en mente un lector argentino. Me interesa mucho el universo de lo cotidiano y ciertas memorias que exploré a través de los cuentos tienen que ver mucho con esos paisajes, olores, climas en los que crecí. Estaba en Nueva York pero estaba en Argentina mientras escribía. Eso me ató a una manera de hablar, a ciertos modismos, ciertos supuestos del imaginario argentino. Me da mucha curiosidad saber cómo se van a leer ciertas cosas fuera de Argentina.

Dieciséis son los cuentos que componen tu libro. En unos apreciamos un halo de misterio, en otros drama y en algunos se masca la tragedia…

Sí. Mi objetivo (o mi obsesión en realidad) fue explorar formas de desaparición. El libro hasta hace poco se llamaba 'Desaparece cerro', como uno de los cuentos. Hay algo ligado a eso, a lo inestable, a lo impermanente. Esto de estar aquí y ahora y no estar en el segundo siguiente. Más allá de la carga que el tema tiene en Argentina, creo que es algo que nos atraviesa a todos, es una de las experiencias más cotidianas y universales que existe y al mismo tiempo es la que menos logramos entender, poner en palabras.

Uno se obsesiona con aquello que no entiende y por eso escribe.

Tu trayectoria académica y ahora profesional ha girado siempre alrededor de las letras ¿cuál es tu primer recuerdo relacionado con la escritura?

Bueno tengo un recuerdo bastante nítido de la primera vez que me senté a escribir. Tendría ocho años más o menos, vivíamos en Rosario con mi familia. Me salió una especie de poemita, todo rimaba con 'tengo'. Me acuerdo también que se lo mostré solamente a mi abuela (La Lela, la misma de la dedicatoria) y se lo regalé. En mi casa no había casi libros pero la Lela me contó historias durante toda mi infancia. Historias familiares, cosas que le habían pasado a ella, a sus padres, hermanos, primos, al vecino, a mi papá cuando era chiquito, etc. Quizás de ahí también venga la atención en la experiencia cotidiana que me sigue atrapando. Me parece inagotable.

Para escribir te rodeas de…

En el momento mismo de la escritura necesito estar en mi casa, en esa habitación propia que todavía nos cuesta defender. Prácticamente no escribo fuera de ahí. Aunque, como decía antes, sí tomo notas, ideas, fotos en cualquier lado, en muestras de arte, en la calle, en el tren.

Diría también que me rodeo de otras escritoras y escritores. Eso es lo más importante. No podría haber escrito este libro ni ninguna otra cosa en soledad. Leerse, releerse, re-escribirse, escucharse, volver a escribir son procesos vitales en este oficio. Sin ese diálogo con otros escritores y lectores no creo que haya escritura posible.

Y evitas…

Por lo anterior, diría el aislamiento.

¿Algún proyecto a la vista del que puedas hablarnos?

Ahora mismo estoy trabajando en una serie de poemas, un cuento breve y algo que no sé si será un cuento largo o una novela corta.  

GANADORES DEL SORTEO

Hemos sorteado tres ejemplares de 'La visita', de Mariana Graciano (Demipage). Y los ganadores han sido:

CARLOS VIJANDE

Mª JOSÉ DIÉGUEZ

EVA CAÑAS

¡Enhorabuena y buena lectura!

7.4 / 10
Gracias por votar!!!
Solo se puede votar una vez al día

"Frente a la iglesia se había formado una pequeña multitud, muchachos, mujeres y hombres de todas las edades, que se iban agrupando según el grado de parentesco o por casualidad; bastaba con que uno dijera una palabra y otro respondiera para que se hicieran compañía. Yo me encontré solo, y el último. Algunos muchachos levantaron el ataúd a hombros y se encaminaron al campo, con los otros detrás, en fila india..." ('Un altar para la madre', de Ferdinando Camon. (Editorial Minúscula)